jueves, 26 de noviembre de 2009

SEXO ANAL, DOLOR Y PLACER

Quítate el miedo a practicar sexo anal. Todos los consejos y trucos para que todo vaya sobre ruedas y sientas un placer inmenso

Estos son los pasos más sencillos para disfrutarlo.
Educar el ano para ser penetrado es un proceso largo y que debe tomarse con suma paciencia por parte de ambas partes.

Lo primero es cuidar la higiene para no contraer enfermedades, ya que las bacterias entran facilmente por la uretra peneal.

El sexo anal está catalogado, aún en nuestro tiempo, en pleno sigo XXI, como una práctica contra natura por la Iglesia Católica e importantes sectores conservadores que crean opinión pública.

La calificación de antinatural es aplicable, según esas corrientes ideológicas sectarias, a todo acto sexual que no conduce a la reproducción, que es el único fin considerado natural. ¡Cuántas prácticas sexuales gratificantes, placenteras y sanas nos perderíamos, entonces! Dentro de esa negación explícita del placer, el ano es, probablemente, la parte del cuerpo considerada tabú por excelencia.

¿A qué se debe el miedo que siente la mujer (o el hombre homosexual) a practicar este tipo de sexo?
Les da miedo porque creen que les va a producir mucho dolor. Si se dilata y lubrica bien el ano no tiene por qué producir dolor. Atrévete y disfruta del sexo anal.

No tengas prejuicios

"Sin prisas pero sin pausa, las caricias preliminares destinadas a la excitación de la zona anal siempre deben tener como objetivo relajar y dilatar los esfínteres externo e interno. Se trata de músculos potentes de forma circular y de gran elasticidad, cuyas posibilidades de que se estiren, abriendo el orificio, son notables.
Habitualmente, cuando alguien va a ser penetrado por el pene o un vibrador, por ejemplo, existe una reacción instintiva que lleva a cerrar los esfínteres anales. Y, justamente, para abrirlo y ser penetrado, es preciso hacer el movimiento contrario: relajar los músculos y moverlos como si se estuvieran preparando para defecar", leemos en Kama-sutra XXX.

¿Es normal y sano introducir un dedo en el ano del hombre heterosexual para excitarle durante el acto?
Por supuesto, es una zona erógena muy potente y, quienes logran vencer los prejuicios, disfrutan mucho con esta experiencia.

¿Y en el caso del hombre homosexual?
"El ano masculino tiene la particularidad de que con una penetración leve es posible estimular la próstata, lo que proporciona una sensación de placer tan intensa que no sólo facilita la penetración, sino que eleva a tal punto el deseo que muchos hombres en ese momento ansían eyacular".

Una práctica más extrema: ¿Qué es el "fisting" anal?
"El fisting anal consiste en introducir el puño y parte del brazo en el ano del amante”, leemos en Kama-sutra XXX. “Requiere una preparación especial: un enema para vaciar los intestinos; no llevar anillos en los dedos, ni las uñas largas e incluso se recomienda el uso de un guante de látex. Es necesario lubricar el puño con grasa vegetal y el ano con abundante lubricante; luego hacer masajes prolongados para dilatar el ano.

Esta rutina compleja puede provocar lesiones serias si se realiza inadecuadamente, de modo que no se considera una práctica sexual segura".

¿Qué medidas de higiene se deben tomar en la práctica del sexo anal?
Las personas que tengan hemorroides, fisuras en el recto o cualquier otra patología anal deberían evitar la penetración hasta superar el problema. Otro aspecto que hay que tener en cuenta es el uso del preservativo en todos los casos en que haya penetración, como precaución, ante la posibilidad de transmisión de enfermedades y también como protección higiénica. Nunca se debe hacer una penetración vaginal posterior sin haber cambiado el condón ( si lo usan) o higienizar bien el pene porque se pueden transmitir bacterias.

¿Por qué no pruebas esta noche con tu pareja?
¿Qué situaciones vergonzosas pueden surgir durante este acto?

Hay dos muy concretas, al sacar el pene después de la penetración puede estar manchado con materia fecal, pero si se ha higienizado correctamente lo más probable es que no suceda, también al sacar el pene se pueden producir sonidos imprevistos ya que en ocasiones al ser penetrado el conducto anal puede entrar un poco de aire. Pero ambas cosas son tan normales que si se toman con naturalidad no tienen por qué dar vergüenza.

"La carga erótica del sexo anal depende de la naturalidad con que se tomen sus singularidades".


¿Este tipo de práctica sexual, puede provocar lesiones?
No, si se hace bien, sólo puede suceder si se fuerza la penetración y no se ha lubricado bien el conducto. Pero si estamos hablando de una sexualidad placentera y consentida no. Sólo cuando hay problemas o lesiones en las paredes del conducto anal no es aconsejable la penetración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada